Seguidores

domingo, 28 de febrero de 2021

LA LENGUA DESATADA

 

                                                                Imagen de la Red

          Queridos amigos y visitantes, como bien habéis podido comprobar llevo más de un mes sin escribir. No ha sido por falta de ganas, pero el exceso de trabajo ,las obligaciones familiares y también mis antiguos problemas con la visión, me han tenido un tanto "secuestrada". Ya me encuentro un poquito más relajada y mejor, aunque lo de los ojos terminará en operación , seguramente, pero no es algo grave y será más adelante.

          Os agradezco el interés que habéis demostrado muchos de vosotros al no verme por aquí. ¡Ya estoy de vuelta! Dispuesta a retomar la actividad y a o ponerme al día poco a poco.

          Os dejo, para empezar este pequeño relato de una" lengua desatada", que espero os resulte entretenido.

LA LENGUA DESATADA

Imagen de Red

          Carmencita llevaba trabajando en el restaurante bastantes años, y durante todo ese tiempo había soportado infinidad de humillaciones por parte de doña Adela, una jefecilla de tres al cuarto que se creía más lista que nadie y cuya única táctica para imponer respeto y disciplina en el trabajo eran los gritos y descalificaciones.

          Carmencita ya estaba cansada de aguantar improperios. "Un día de éstos la voy a soltar cuatro cosas, un día de éstos no me voy a contener y la vamos a tener gorda, un día de éstos...", se decía a sí misma, pero ese día nunca llegaba, y la buena de Carmencita tragaba y tragaba sin rechistar.

          Sin embargo la cuerda cada vez se tensaba más y solo esperaba el momento oportuno para estallar y liberar su tensión. Y ese momento llegó el día que doña Adela acusó a su camarera de haber llegado tarde al trabajo. ¡A ella, que siempre había cumplido religiosamente con el horario!.

          Aquella si fue la gota que colmó el vaso, y Carmencita  estalló esta vez en un arrebato de ira sin precedentes. De su boca empezaron a salir todos los reproches que llevaba acumulados de mucho años atrás. Su lengua se soltó como si tuviera vida propia, de tal manera que no solo expuso las quejas que llevaba acumuladas año tras año,  sino también todo lo que pensaba de su jefa, sin dejarse nada. Se vació por completo, dejando al descubierto sus pensamientos y reproches como si la hubieran abierto en canal.

          Mientras tanto, doña Adela no daba crédito a lo oía. De la impresión se quedó muda y anclada en el suelo. Sin mover un solo músculo,  mientras su rostro iba cambiando de color, rojo, verde, blanco, amarillo... Cuando recuperó el habla lo único que acertó a decir fue:

          -¡Queda usted despedida!

          Y Carmencita, sin pensárselo dos veces, se quitó el mandil, lo tiró con rabia al suelo y salió por la puerta con la frente bien alta, como los toreros cuando hacen una buena faena.

          Ya en la calle, y cuando recuperó la compostura, quedó admirada de sí misma y aquella valentía que había salido no sabe de dónde. Felicitó a su lengua por haber sabido poner las cosas en su sitio, aunque ella no le hubiera dado permiso para ello, y comenzó a andar, con paso firme y decidido, aliviada del peso que cargaba a sus espaldas desde hacía tanto tiempo.

 


          

84 comentarios:

  1. Independientemente de la historia que disfruté leyendo, quiero darle la bienvenida nuevamente y le deseo lo mejor en sus ojos.
    Que tu regreso sea vigente y con muchas ganas de seguir brillando como siempre.
    .
    Feliz domingo
    Abrazo
    .
    Pensamientos poéticos y ensueños
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ricardo. Estoy muy contenta de estar de nuevo por aquí, con esta gran cantidad de amigos.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Olé, que a gusto se ha quedado, no hay derecho a que le traten a uno así en el trabajo.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay derecho, pero hay muchos que se creen con él, y a esos les viene bien un repaso de ve en cuando, je, je.
      Un abrazo, Ángel

      Eliminar
  3. ¡Qué buena historia, Rita! sobre todo el desenlace, que fue lo que más me gustó. Y es que no es posible aguantar callada tantas maldades e injusticias. Me pongo en el lugar de esa camarera, y yo hubiera hecho lo mismo. Felicito tus letras, y me alegro de volver a verte por estos lares, invitándote nuevamente a mi blog "Joyas de mi alma". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ingrid, yo también me alegro mucho de verte por aquí. Iré a visitar tu blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Excelente historia, cuando el vaso se desborda, estalla la acción y la palabra, chapó por la camarera.
    No sabes como me alegro de que estés mejor Rita, te echaba de menos amiga.
    Cuídate mucho, el tema de la vista es problemático, pero veo que lo has superado.
    Feliz dímingo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy mejor, pero todavía no está superado. Pero bueno, lo importante es que me he ouesto las pilas y aquí estoy otra vez.
      Muchas gracias por tus palabras, Carmen
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Para mí es una triste historia porque la mía fue muy similar en mi trabajo pero en vez de jefa eran tres jefes que me hicieron la vida imposible durante 21 años y medio y si contestaba a algún grito la cosa era peor así que me callaba y eso repercutió mucho en mi salud y caí de baja que fue la causa del despido. Trás dos años de una gran depresión me recuperé y me sentí libre, la historia es mucho más larga pero prefiero callarlo.Me alegra de que te encuentres mejor.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es difícil aguantar a un jefe con malos modos, no me quiero imaginar lo que debe ser aguantar a tres. En cualquier caso no merece la pena enfermar por ello. La salud es lo primero.
      Un abrazo muy grande, Charo

      Eliminar
  6. Hola Rita, siento lo que te esta pasando y en parte me alegro que no sea nada grave, poco a poco te iras recuperando y la operación veras que todo va bien.
    La historia es muy real y con la que me siento muy identificada, aunque yo no pude desahogarme como Carmencita y durante muchos años tuve que tragar ya que estaba completamente sola, pero hay personas que no tienen nada de humanidad y se piensan que los demás somos sus criados, al menos podían decir y pedir las cosas con un poquito de educación que no cuesta nada y se gana mucho.
    Me alegro que estés de nuevo con nosotros, cuídate mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Yo creo que para ser jefe de algo deberían exigirse unos requisitos con realción al trato a los empleados, y uno de ellos, el más importante es el de la educación y el respeto. Eso dice mucho de un buen jefe y de otro que no lo es.
      Un abrazo, Piruja

      Eliminar
  7. me deleitas siempre Arriba ese ánimo

    ResponderEliminar
  8. Ante todo lo primero, Rita que esa visión lo más pronto posible tenga su capacidad ocular y te encuentres estupendamente y en cuanto a la historia, no sorprenden estas cosas, ya que suceden cada hora, cada día. No obstante me encantado esa trama muy bien tejida como sueles realizar, tú con tu manera peculiar y artístico que tienes, amiga.

    Abrazos gigantes y ánimo con esos ojos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas, aunque sean frecuentes, no dejan de ser detestables, y los empleados están en su derecho de exigir que se les trate con respeto y educación. Claro que, el jefe que no lo hace, se está colgando él mismo el cartel.
      Muchas gracias, Joaquín, por tu visita y por tus buenos deseos.
      Abrazos qigantes que van de vuelta

      Eliminar
  9. Una historia que se repetía antes mucho, hoy en día hay que cerrar la boca porque no hay donde elegir y se aguanta y se aguanta por una minucia de sueldo.
    Me alegra tu vuelta, yo también he pasado por algo mucho peor y aquí estoy. Cuídate la vista, ya sabes, dos ojos par toda la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me alegro de tu mejoría, Airblue. Hay que seguir luchando y tirar adelante. Y tienes toda la razón, la historias ,desgraciadamente, muy frecuente, y muchas veces se tienen que callar los empleados para no perder el trabajo, tan difícil hoy en día.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Más vale hablar claro desde el principio. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si desde un primer momento se pusieran las cosas en su sitio, tal vez no se cometerían tantos abusos.
      Un abrazo, Susana

      Eliminar
  11. Muy buenas tardes Rita, me alegro mucho que estés más recuperada, y espero que esos ojitos lindos se curen del todo.
    Que lindo relato y además que es algo que pasa con frecuencia uno va aguantando hasta que la gota sale y zas, la lengua que es muy sabia y tiene memoria empieza a despotricar ajja. Bien por Carmencita, als buenas personas siempre encontraran trabajo ahora lo malos jefes siempre están en ascuas con sus operarios. Un besote grande y cuidate mucho .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y buenos deseos, Campirela. Es un placer verte siempre por aquí.
      Un beso grande

      Eliminar
  12. Bien por ti, sí ya tienes encauzada la solución a tus problemas de salud.
    La susodicha se despacho a gusto, se quedó contenta con la actuación de su lengua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hizo la susodicha es algo que nos gustaría hacer a todos más de una vez.
      Gracias por tu visita , Alfred.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Gostei bastante dos textos. Obrigada por dar noticias!! :)
    *
    "A vida é uma passagem..."
    *
    Um excelente Domingo... em casa
    Beijos

    ResponderEliminar
  14. Hola Rita.. Me alegro mucho de tu vuelta y deseo que esos pequeños problemas así como lo de la vista se solucionen bien.
    Buen relato y bravo por Carmencita. Dicen que en la vida aveces hay que cerrar alguna puerta que no conduce a ningún lugar.
    Un abrazo y bien hallada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que así es, cuando las cosas no van bien lo mejor es dar cerrojazo. Gracias por tus buenos deseos, llorenç
      Un abrazo

      Eliminar
  15. sí que habías estado un tiempo ausente. espero que esos problemas de visión se solucionen. necesitamos los ojos más que ninguna otra cosa...
    sobre jefes déspotas podría contarte yo también una cosa o dos. ^_^ creo que carmencita aguantó demasiado, y que en su arrebato incluso pecó de comedida.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los jefes déspotas es algo frecuente, y más de uno se merecía que le dejaran plantado , como ocurre en el relato.
      Un abrazo grande, Chema

      Eliminar
  16. Me alegra saber de ti. Un bonito relato. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Seguramente tu problema de visión se solucionará pronto la medicina está hoy en día muy avanzada.
    COn respecto a la patrona de Carmencita, seguramente, le costará mucho conseguir empleada que le dure mucho tiempo
    besos Rita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que merecía la patrona de Carmencita es no encontrar a ninguna empleada hasta que no supiera tratarla con respeto.
      Muchas gracias , Norma, por tu visita y tus buenos deseos.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Celebro que vaya mejor tu visión.
    Lo has contado de maravilla. Hasta yo me he quedado aliviado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Macondo. Un placer verte por aquí de nuevo.
      Abrazos

      Eliminar
  19. Pues llega el día, puede tardar, pero si abusan mucho, al final se explota. Qué a gusto se queda, por Carmencita, que ya encontrará otro trabajo, o no importa, lo ganará en salud.

    Un abrazo, y me alegro que estés bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos que la paciencia también tiene sus límites, y al final pasó lo que tenía que pasar. Nadie aguanta eternamente.
      Estoy deseando pasar a leer tus relatos ¡Esos si que son buenos!
      Un abrazo, Albada

      Eliminar
  20. Aveces llega ese momento en que no podemos mas y entonces la lengua, que no tiene hueso, estalla.... Reflexivo y lindo texto amiga, un gusto que ya estés mejor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es un gusto para mí tenerte por aquí, Sandra.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Hola.
    Me alegra mucho tu vuelta y que tus problemas de vista estén mejor.
    El texto es muy bonito, Carmencita ha hecho lo correcto.
    Muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marigem, yo también me alegro de verte por aquí.
      Un besito

      Eliminar
  22. Cuando las palabras no salen en su debido momento se convierten en rencores guardados y a la más mínima salen disparados. Bien por Carmencita. Respecto a ti querida Rita, espero de corazón que todo vaya mejor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. No hay que callarse nada y las cosas hay que decirlas en su momento. Así no nos reconcomen por dentro.
      Muchas gracias por tus buenos deseos, Jova.
      Un beso

      Eliminar
  23. ¡Qué alegría tenerte por aquí de nuevo!
    Tu relato es muy real. Carmencita estará sin trabajo pero muy aliviada.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el trabajo es una tortura es mejor buscar otra cosa.
      Muchas gracias, Marisa.
      Un beso

      Eliminar
  24. Es un problema que conozco muy bien, aguantar y aguantar y un día estallar! Lo bueno es aprender de esto, para el carro en cuanto empieza a andar, así otra Carmencita dirá, si la quieren despedir, primero págueme después me voy! Claro, esto a los casi 75 es sabido jajaja, un abrazo Rita, me alegra mucho tu retorno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los malos tragos de la vida sirven de aprendizaje. Lo malo es que el ser humano es un poco torpe para aprender, y vuelve a caer en lo mismo siempre.
      Un beso muy grande , Mª Cristina, y gracias por tu interés

      Eliminar
  25. Celebro te encuentres mejor.
    Un besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias , Blanca. Seguiremos leyéndonos.
      un abrazo

      Eliminar
  26. Un estupendo relato, como todos los tuyos, pero lo que más me gusta es que estés al pie del cañón de nuevo, te echaba de menos. Un abrazo, queridísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Blanca. Yo también me alegro de volver.
      Besitos

      Eliminar
  27. Mucho ánimo Rita y a acabar de recuperarse de la visión que sin duda es un privilegio para todos los que gozamos de ella. Respecto al relato diría que los humanos deberíamos tener una pequeña válvula de escape para no acumular tensiones que luego desemboquen en las terrible zas que podamos llegar a soltar cuando nos colman nuestra paciencia.

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La válvula de escape es decir las cosas en su momento y no acumularlas, porque luego es cuando se salta, pero claro eso no es fácil, ni siempre es posible.
      Muchas gracias por tus ánimos, Miguel
      Un abrazo

      Eliminar
  28. Un placer leerte de nuevo y con un relato tan estupendo.
    Creo que la liberación es algo muy importante.
    Me alegra te encuentres mejor. Deseo que todo vaya muy bien.
    Un beso y mucha suerte siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus buenos deseos, Amalia. Espero poder seguir sin dificultad.
      Un beso muy grande

      Eliminar
  29. Me alegro por tu vuelta y espero que pronto se terminen de solucionar todos tus problemas.
    Tu relato, además de entretenido, es catártico y liberador.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus buenos deseos,Sandra. Ya tenía ganas de reencontrarme con vosotros, aunque los problemas no han terminado del todo.
      Un beso muy grande

      Eliminar
  30. ¡Hola Rita! Me alegro de que estés ya con nosotros, y además con esta historia que me ha encantado con esa lengua deslenguada. Falta hace de vez en cuando, ja ja. Cuidate mucho preciosa. Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, Margarita. De vez en cuando hay que poner las cosas en su sitio y al que no le guste , que se fastidie y reflexione un poco.
      Gracias por tus buenos deseos.
      Un beso grande

      Eliminar
  31. De tu entrada lo que más me ha interesado es saber que de nuevo te tenemos por aquí y sobre tu operación, algo que debes decidir, solo decir que "más vale pronto que tarde" y tu, que sabes de refranes e historias castellanas, es lo que nos dice el saber popular.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Emilio, yo también me alegro de estar por aquí, y seguiré tu consejp.
      Un abrazo

      Eliminar
  32. La dignidad en la vida es muy importante, y Carmencita hizo lo correcto. Nadie tiene que soportar lo que ella soporto.
    Espero y deseo que te vayas recuperando y muchísimo ánimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, no se pueden consentir ciertos abusos. Todo se puede decir pero con respeto.
      Gracias por tu comentario, Tere.
      Un beso

      Eliminar
  33. Eso es lo que suele suceder cuando uno va tragando sapos y culebras durante mucho tiempo y se reprime. Y luego, tras la tormenta viene la calma, uno queda en paz consigo mismo, aunque también en el paro, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues uno no sabe que será peor, si despacharse a gusto o quedarse en el paro. En fin, lo que no se puede permitir es que ciertos jefes traten de esa manera a sus empleados.
      Un abrazo, Josep

      Eliminar
  34. Lindo o seu cantinho amei de coração um bjo.

    ResponderEliminar
  35. Lo primero es decirte que me alegro mucho que estés recuperada, si no del todo, en la recta final para lograrlo. Debió ser arduo todo eso. Te he echado de menos. Ya estás con nosotros de nuevo y es lo importante.

    He tenido serios problemas con el blog primero. Perdí los comentarios y no los pude recuperar. Gracias a Ester que me guió para abrir otro. Ambos están abieros.

    Una gran historia que no es rara, pero que le imprimes de dignidad y libertad, me encanta.

    Un abtazo muy fuerte y un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que volvamos otra vez a leernos! Espero que ya no haya más problemas técnicos con el blog.
      Un beso grande, Mª Carmen

      Eliminar
  36. Hay jefas/fes que son auténticos tiranos que se dedican a pisotear al trabajador y Carmencita hizo bien. Me alegra que estés de vuelta y espero que lo de tu vista no sea nada grave.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los ojos no es grave, eso espero, pero necesita operación. Me alegra que te gustara el relato.
      Un abrazo, Conchi

      Eliminar
  37. Ay, ánimos con lo de los ojos... y con todo lo demás, claro.

    ResponderEliminar
  38. Hola Rita, yo también estado un tiempo sin publicar, me alegro que tus ojos vayan mejor. Es un relato muy interesante, suele pasar que cuando vamos aguantando y acumulando, sale todo de golpe.
    Cuídate, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es mejor no aguantar tanto, decir las cosas desde el principio, eso si, con educación y respeto.
      Un beso, Cristina

      Eliminar
  39. Creo que ahora ya no aguantan tanto las empleadas, pero en mis tiempo...fíjate que un día mi jefe me hizo llorar y apenas quedaban unos meses para casarme. A veces hacen bien las chicas de ser asi.
    Me alegra mucho que hayas empezado a "trabajar".
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay jefes que se las traen, y no les está mal empleado que les digan cuatro cosas de vez en cuando, claro que al empleado le puede costar el puesto.
      Como ya estoy "trabajando" nos leeremos más a menudo.
      Un abrazo, Mª Ángeles

      Eliminar
  40. Hola Rita, veo que tienes problemas con los ojos como yo. Los míos sí que son graves y tengo que vigilarme continuamente. Me alegro de que estés mejor.
    Qué bueno es que , de repente, una parte de nuestro cuerpo tenga autonomía para hacer y deshacer.
    ¿Te imaginas que estés cansada y las piernas quisieran echar una carrerita. Sería estupendo.
    Muy graciosa la lengua que se ha desquitado de todo lo sufrido.
    Un abrazo.
    Conchita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, a veces la lengua parece que tiene vida propia, y dice por si sola lo que nosotros no nos atrevemos a decir.
      Muchas gracias por tu comentario, Conchita, y cuídate mucho la vista , porque no sabemos lo importante que es hasta que empezamos a tener problemas con ella.
      Un abrazo

      Eliminar
  41. Obrigada Rita pela visita lá no meu humilde cantinho desejo do fundo do meu coração que tudo fique bem consigo o seu blog é lindo um bjo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias , Sara. Bienvenida a mi blog. Espero que en él te encuentres a gusto.
      Un abrazo

      Eliminar
  42. Inquietaba su silencio Rita, y qué bueno saber que estás bien, dentro de las limitaciones propias de una especie de "surmenage" laboral, y la dificultad óptica. Gracias por estar, porque tus post son de obligada lectura, como este de la lengua desatada, que nos deja una lección: no hay que dejar que las cosas nos atoren, hay que soltarlas, drenarlas para estar bien. Un abrazo grande desde este aprecio colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
  43. Todavía no puedo creer que no sé por dónde empezar, me llamo Juan, tengo 36 años, me diagnosticaron herpes genital, perdí toda esperanza en la vida, pero como cualquier otro seguí buscando un curar incluso en Internet y ahí es donde conocí al Dr. Ogala. No podía creerlo al principio, pero también mi conmoción después de la administración de sus medicamentos a base de hierbas. Estoy tan feliz de decir que ahora estoy curado. Necesito compartir este milagro. experiencia, así que les digo a todos los demás con enfermedades de herpes genital, por favor, para una vida mejor y un mejor medio ambiente, por favor comuníquese con el Dr. ogala por correo electrónico: ogalasolutiontemple@gmail.com también puede llamar o WhatsApp +2348052394128

    ResponderEliminar