Seguidores

domingo, 18 de octubre de 2020

VALORES EN DECADENCIA

 

Ayer recibí un mensaje de mi sobrina, muchos años dedicada a la docencia en institutos y que hacía las siguiente reflexión:
" Comenta mi madre que cuando ella era niña la gente se esforzaba mucho por escribir sin faltas de ortografía o por aprender a leer, porque no saber hablar o escribir con corrección era algo avergonzante. Se valoraba por aquel entonces la educación. Ahora tenemos todos los medios, pero nos recreamos en lo vulgar, en la mala educación, en las faltas de ortografía. Es el desprecio y la ridiculización de la excelencia, de cualquier cosa que huela a normas o a esfuerzo. Los dos factores por los que quizá nuestra civilización llegó donde llegó.
Por otro lado, cuenta mi padre que mi abuelo iba a la escuela del pueblo, sin medios, en tiempos de pobreza extrema, siendo ciento treinta niños de todas las edades en el mismo aula con un solo maestro. Faltaban la mitad de los días porque tenían que ir a trabajar al campo. Sin embargo mi abuelo creció con una sólida formación multidisciplinar y, comenta mi padre,, que sabía más de Historia que mi abuela, que era maestra. Eran otros tiempos, se valoraban otras cosas. Nadie quería ser analfabeto. 

Ahora muchos alardean de su ignorancia.
Como profesora, después de aprobar unas oposiciones durísimas tras  muchos años de estudio y sacrificio, me siento estafada teniendo que derrochar talento, tiempo y energía en un sistema que hace aguas por todas partes, donde el alumno estudioso es impopular, donde los padres se te echan al cuello si eres exigente a la hora de evaluar y donde también se pasa de curso con asignaturas suspensas ( o, lo que es peor, aprobadas gracias a un forzado "empujoncillo" de un 4 ficticio, conseguido por no tener "x" faltas de asistencia sin justificar,por no destrozar el material del aula o por estar callado un día de cada cuatro como único mérito) al 5, tras las presiones de la Inspección o de tus compañeros en la sesión de evaluación.
Lo mejor de todo es que , después de replantearte tus principios morales, devanarte los sesos y hacer encaje de bolillo para  poner el dicho 5, el alumno, indiferente, ni se alegra ni mucho menos te lo agradece.

Uno se pregunta cómo el Imperio Romano, culmen de la civilización antigua, pudo sucumbir a manos de pueblos bárbaros atrasados, violentos rudos y rurales. Si me permitís la simplificación, fue algo así: tras alcanzar el pleno desarrollo económico, político, social y cultural, los romanos decidieron que ya tenían todo lo que necesitaban, que era hora de dejar de esforzarse y empezar a vivir. Pronto empezaron a exigir al Estado, no solo que los mantuviera, sino que los entretuviera ( pan y circo). Y así llegó la decadencia total, en todos los ámbitos, aprovechada por civilizaciones primitivas que vieron la ocasión perfecta para invadir el Imperio y acabar con los siglos de esplendor que lo caracterizaron.
Así está Europa, así está España también, a punto de  ser devastada y devorada por civilizaciones sin complejos que no tienen nada que perder y mucho que ganar. Mientras tanto, nosotros pidiendo pan y circo."

Esta reflexión me la envió mi sobrina ayer, muchos años dedicada a la docencia en institutos. y gran conocedora de lo que adolece  en ellos.Al terminar de leerlo me pareció que no estaba falto de razón, por lo menos en lo que atañe a la escuela que es donde me he movido siempre y de la que puedo hablar con conocimiento de causa. La escala de valores que tuvieron nuestros mayores ya nada tiene que ver con la de ahora. Los padres ya no educan a sus hijos para el respeto, el esfuerzo, la responsabilidad...Los niños de hoy no saben responder ante la adversidad porque se lo damos todo hecho. Porque cuando sufren una contrariedad en el colegio o en el barrio con algún amigo, a los padres les falta el tiempo para ir a protestar donde sea, sacando pecho por su hijo sin saber bien si ha sido el verdadero responsable de lo ocurrido. Hay excepciones, naturalmente, pero la tónica general y lo que los docentes vemos en las aulas es el fiel reflejo de lo que pasa fuera. Nos creemos mejores padres por dar todo a nuestros hijos y estamos equivocados.Lo que hay que hacer es enseñarles a vivir, a saber sufrir y salir de las contrariedades que van a tener sin duda alguna, a disfrutar de las pequeñas cosas y no de imposibles que no están a nuestro alcance, a respetar  a sus mayores y el legado que nos dejan, a valorar el esfuerzo para conseguir las cosas, a ser responsables y consecuentes con sus acciones...
Algún día nos tendremos que dar cuenta, pero quizá sea demasiado tarde, o cambiamos esta dirección ahora o terminaremos como el Imperio Romano.


85 comentarios:

  1. He llegado a la triste conclusión de que la decadencia es mundial, creía que nosotros los argentinos éramos los únicos mal educados en los últimos años, veo que el destino de los pueblos es similar en cualquier parte, todo lo que escribiste lo comparto totalmente, y es triste y decepcionante, hace poco les decía a mis hijos, cuando salí de la primaria sabía mucho más que ustedes de la secundaria, mi hijo del medio es vicedirector de una escuela técnica, obtuvo su título universitario estudiando de noche y con turnos mañana y tarde de enseñanza de taller, un abrazo solidario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día el esfuerzo y la lucha para conseguir objetivos o mejoras en la vida ya no está valorado.Muchos niños de hoy aspiran a participar en un concurso de televisión y hacerse famosos, ganando dinero fácil. ¡Es una lástima!
      Abrazos, Mª Cristina

      Eliminar
  2. Hola, Rita.. Tienes toda la razón, yo creo que hoy en día los adolescentes con las redes sociales se han acostumbrado a un lenguaje de signos para ahorrarse palabras y expresiones. Es una lástima que se pierda las normas ortográficas, como se pierden costumbres y valores de buena educación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena si, .la educación de antes tampoco es que fuera perfecta pero nos educaban para la vida, y eso no se hace ahora. En las familias no lo hacen , delegan en los colegios y eso no puede ser.
      Un abrazo, Llorenç

      Eliminar
  3. Muy buenos días Rita, y que razón tiene tu sobrina.La enseñanza ha caido en picado, no se valora el esfuerzo y cuando uno alumno destaca es la comidilla del grupo. A lo cual he de decir que los padres tampoco facilitan mucho el trabajo del profesor. No todos evidentemente. Una muy buena entrada. Un besazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, Campirela, estoy cansada de ver como niños estudiosos y aplicados tienen dificultades para integrarse en el grupo, los otros no los quieren, se burlan de ellos, y por más que el profesor/a trata de evitarlo no puede. Desde luego no vamos por buen camino.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola.
    Mis abuelos eran como los que cuentas. Fueron poco a la escuela, pero valoraban escribir sin faltas y tenían una cultura...mis tias abuelas escribían unas cartas, con unas descripciones que eran maravillosas.Y obviamente, la educación era algo muy valorado.
    Y respecto a los hijos, comparto también. En un post explico un poc la historia de mi hijo. Mi hija siempre fe buena estudiante, de las de todo sobresaliente.
    Mi hijo, en la ESO suspendía mucho, pero nunca por falta de interés. Pues yo iba al cole a buscar un consenso y trabajar en equipo. Siempre he valorado a los profes exigentes, y buscando la manera de trabajar juntos, el centro y la familia, se puede solucionar.
    Mi hijo terminó s carrera con 6 matrículas de honor y el resto sobresalientes. Y ahora es profe, y opina exactamente como tú. A ver, hay casos especiales en los que ese 4 ficticio que se convierte en cinco puede ayudar, pero son casos muy muy puntuales. Mi hijo, por ejemplo, en matemáticas de 2º de bachiller lo pasaba fatal y necesitó que le impulsaran mucho. Pero claro, el resto eran sobresalientes, y en mate eran 4 o 4,5, y presentaba trabajos, no faltaba jamás a clase y se esforzaba.

    Claro, que si la finalista del premio Planeta es la presentadora del programa "La isla de las tentaciones"(que afortunadamente ne mi casa nadie ve), que seguro que escribe de maravilla, pero claro, ese programa...pues me espero cualquier cosa.

    Menudo rollo te he soltado, pero me ha encantado el post.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué estupendo tener unos hijos así! Puedes sentirte orgullosa. Tienes razón que hay veces, excepcionalmente , que un empujoncito no viene mal, pero eso los profesores lo saben de sobra, y saben quien se merece el empujón y quien no, y de todas maneras sería algo excepcional. Lo grave es que se hace de forma generalizada, y eso no puede ser, porque llegan a la universidad si saber escribir.Si hay que repetir curso no pasa nada, es por su bien. Pero hay que darle un enfoque positivo y no como lo estamos haciendo.
      Un abrazo, Marigem

      Eliminar
  5. Pues estoy totalmente de acuerdo en todo lo que aquí habéis expuesto tanto tú como tu sobrina y desde luego que es una auténtica pena ver a esta juventud tan poco preparada a todos los niveles. No solo en los académicos si no también en su formación como personas con un mínimo de valores, con todos los derechos del mundo para exigir pero sin deberes ni obligaciones que cumplir. Y esa ingente cantidad de padres simplones que mandan los niños al colegio para que el profesor los eduque cuando la educación se tiene que llevar aprendida de casa, si tú nos han enseñado a un niño el respeto como esperas que respete a sus profesores, a los compañeros o las instalaciones del centro. Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has complementado la entrada de maravilla con este comentario. Estoy de acuerdo contigo en todo. La educación y los valores se aprenden en la familia, y no esperar que terceros ( los maestros), lo hagan todo. En la escuela también se aprenden esas cosas pero la familia es lo principal.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo, Neuri

      Eliminar
  6. Es cierto. Ya estamos como el imperio romano. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora solo falta que otros ocupen nuestro lugar.
      Un abrazo, Susana

      Eliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo.
    Una triste escala de valores hoy en día en la juventud.
    Muy poca cultura y no muy buen comportamiento. Ya no hablemos de respeto.
    La nota más alta sería para fiestas y botellones. Un tema que dominan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, es . No todos los jóvenes son iguales. Los hay que valen mucho, pero la tónica general no es buena, desgraciadamente.
      Un abrazo, Amalia

      Eliminar
  8. Hola Rita, has hecho una reflexión de suma importancia. Lo cierto es que parece que los jóvenes de hoy en día no valoran demasiado el gran privilegio que supone poder estudiar y aprender. Pero parece que puede más la recompensa obtenida que el auténtico premio que es el aprender.
    Lo cierto es que hay muchos valores de antaño que se están borrando poco a poco.
    Ojalá eso cambie de nuevo.
    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá cambie! ¡Ojalá tomemos conciencia de ellos y estemos a tiempo de arreglarlo! Ya veremos...
      Un beso muy grande, Margarita

      Eliminar
  9. El texto de tu sobrina podría haber sido el de mi hija porque parece que la estoy leyendo a ella. Te conté que es licenciada en Filología inglesa y lleva ya muchas horas dando clases, traduciendo e interpretando. Además soy nieta de maestra y la educación quizá sea una de las cosas que más ha cambiado, a peor desde luego. Hay que tener mucha vocación para soportar la enseñanza actual, un auténtico desastre que encima están intentando ponerla peor todavía.
    La caída del Imperio romano va a quedarse corta como no cambie el sistema. A la universidad cada vez llegan más alumnos con un 0 pelotero de base.
    Un abrazo Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien sabes tu, Airblue, que los docentes de hoy lo tienen muy difícil, que cada día es más complicado dar clase, y que es necesaria una gran vocación y ganas para seguir. vamos por muy mal camino, y no sé qué va a ser del futuro que vendrá.
      Un abrazo y mucho ánimo para tu hija

      Eliminar
  10. Opino como tú sobrina y como tú . Los valores han cambiado tanto ...y el fúturo no parece miuy halagueño . Un abrazo 🤗

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es . No sé si llegaremos a tiempo de arreglarlo.
      Gracias por tu visita y comentario
      Saludos

      Eliminar
  11. Es una situación que se nota en el mundo entero. Lo mismo pasa en Colombia. Aquí por otra parte, se nota que los jóvenes que estudian (los mileniun), lo hacen en materias relacionadas con la informatización, y aspiran a un sueldo que les dé de comer, y sostener sus diversiones. Con eso se sienten satisfechos. El futuro no existe. Luego no hay un pensamiento para alcanzar un destino. En ello, ha influido de manera contundente la visión de trabajo del neoliberalismo, que ha erosionado lo humano. Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen objetivos en el futuro próximo, no luchan por nada, no se esfuerzan, no sse ponen metas, y yo no sé qué es lo que va a pasar dentro de unos años, cuando sea esta generación de adolescentes los que tomen las riendas.
      Mejor no lo pienso...
      Un abrazo, Carlos

      Eliminar
  12. Mas claro no se puede decir, hoy muchos jóvenes no saben lo que es el el esfuerzo de estudiar un poco para sacar el curso adelante, reconozco que no todos tenemos el mismo intelecto para estudiar, pero regalar los aprobados es una forma de valorar lo que no han ganado estudiando, en cuanto a pasar de curso sin limite de suspensos es verdaderamente absurdo.
    Felicita a tu sobrina por tener tan claro el problema de la enseñanza y sufrir esta nueva realidad de la educación.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sistema educativo necesita un buen repaso, pero creo que es el fiel reflejo de la sociedad en la que estamos. Los colegios e institutos son como microsociedades, y viendo esa muestra se ve todo. Necesitaría cambiar la sociedad entera. ¡Difícil situación!
      Un abrazo , Matías

      Eliminar
  13. Querida Rita, tu sobrina tiene toda la razón. Yo hace doce años que estoy jubilada, y si echo la vista atrás, encuentro una gran diferencia entre la actitud de los primeros alumnos que tuve, y la de los últimos que pasaron por mis aulas al final de mis años de maestra. Ni que decir tiene que los padres cambiaron mucho también. Ya no se valora el esfuerzo, solo la zafiedad y el menosprecio a los valores que a mí me pusieron de ejemplo.
    La caída del Imperio Romano va a ser una película de Walt Disney al lado del descalabro que nos vamos a llevar todos juntos.
    Me dan ganas de llorar viendo la que se nos viene encima. Pobres maestras y maestro.
    Un abrazo, Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tienen fácil los que se dedican a la docencia. Es una profesión cada vez más complicada.Muchas veces una tiene la sensación de que está nadando contracorriente. Corren malos tiempos y no sé de qué manera esto se va a solucionar.
      Un abrazo, Conchita

      Eliminar
  14. Efectivamente el mundo ha cambiado, y desgraciadamente para peor. Los valores que tiene la juventud equivocados o no son los que les ha tocado vivir, y mucha culpa de ello la tenemos los padres aunque no nos guste admitirlo. Nosotros, la generación de los de la letra con sangre entra, cuando éramos jóvenes nos repetíamos muchas veces aquello de: "mis hijos no pasarán por el automatismo de mis padres" y así ha sido, pero no hemos sabido canalizar bien esa liberación. La ciencia y los medios a nuestro alcance, y de ellos porque así lo hemos querido nosotros, no ha ayudado mucho.
    "La juventud no tiene remedio", esto lo hemos dicho alguna vez nosotros, pero lo anecdótico es que nuestros padres lo dijeron también. Recuerdo oír decir a mi padre (que entre otras muchas cosas era músico), de los Beatles, " qué bien tocan esos melenudos".
    Habría que plantearse qué hacer o dejar de hacer para que estos tiempos de locura cultural cambiase. Si es que tiene remedio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en que los principales responsables de la falta de valores que hoy en día tiene la juventud somos nosotros. Nuestra generación. No lo hemos sabido hacer bien y ahora nos toca ver el resultado. Lo que no sé es si se podrá enderezar lo que hemos torcido.
      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  15. Con gran tristeza tengo que darte la razón en todo lo quenescribes....Dios mío que pena de siños, adolescentes, jóvenes; que pena de sociedad con esos valores arrinconados y con esa falta de respeto y educación. Creo sinceramente que nuestro declive está ya casi a su final vamos directamente a nuestra perdición cómo el imperio romano.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé lo que va a pasar, Charo, pero miedo me da pensarlo. Esperemos que esto cambie algún día.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Desde luego razón no te falta Rita, hay una crisis de valores importante y se deja de lado la educación, el esfuerzo, el conocimiento, la dedicación y se deja de lado para valorar cosas mucho más frívolas. Entiendo que es muy frustrante para los educadores y para todos aquellos que valoramos la educación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los educadores tienen un papel muy, muy difícil. Hoy en día hay que armarse de valor para entrar en ciertas clases de los institutos.Y lo malo es que la cosa cada vez va a peor.
      Un abrazo, Conxita

      Eliminar
  17. No hay más que echar un vistazo al Facebook ese para ver la cantidad de faltas de ortografía que ponen los "jovenzuelos".
    Además, se lucran de hacerlo y si alguien les dice algo...las de palabrotas con que les suelen contestar.
    Tengo un vecino, mucho más joven que yo, que dijo que no había ido a la escuela porque ...(le echaba la culpa a Franco), yo le dije que, mi madre nos había obligado a ir al colegio a todos mis hermanos y a mi y todos somos mayores que él susodicho.
    Bueno, muchas veces pienso que esto es "machacar en hierro frío".
    Un besito para tu sobrina y para ti, dile que no sufra, peor para ellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo, que encima alardean de poner faltas, de faltar al respeto al profesor, de ensuciar los parques, de emborracharse...¡Es una pena! Creo que deberíamos todos reflexionar un poco y ver qué se está haciendo mal y corregirlo antes de que sea demasiado tarde y ya no tenga remedio.
      Un abrazo, Mª Ángeles

      Eliminar
  18. Una buena reflexión que da para hablar largo y tendido, pero ¿qué sacaríamos con ello?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quizá podríamos poner algún remedio. Es un problema muy grave.
      Besos

      Eliminar
  19. mi madre dice que, con mi carácter algo 'hipersensible', no aguantaría trabajar de profesor en un instituto. según cuentan, los alumnos y a veces también los padres y madres, son muy irrespetuosos.
    yo soy profe particular, y en lo que va de curso estoy muy contento con los alumn@s que tengo y con sus familias, pero en otras ocasiones visto cosas "de traca". había alumnos que me decían que las matemáticas no servían para nada, y aparte de que eso es mentira, estoy seguro de que esas ideas se las inculcaban sus padres. así cómo van a estar motivados? luego estaban los que querían que hicieras de policía o de niñera, no sé muy bien, para que su nene estudiara, y pretendían que te metieras en la plataforma de su colegio por si el nene te había ocultado lo que estaban dando. yo estoy para enseñar asignaturas complicadas a alumnos que son responsables y ponen interés, y es a los padres a quienes corresponde transmitirles esos valores.
    y no sigo para no aburrirte. has planteado un tema interesante hoy...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si eres una persona "hipersensible", lo pasarías mal, desde luego. El término "irrespetuoso" se queda corto. Te puedes encontrar de todo( también bueno ¿eh?), pero no es la tónica general.La profesión docente cuando hay buen ambiente, cuando tienes alumnos que trabajan y padres que valoran el esfuerzo y la disciplina, es maravillosa, pero cuando no es así y te encuentras chicos pasotas, que faltan al respeto, que no te dejan trabajar, que te agreden, y padres que hacen lo mismo...pues entonces te dan ganas de salir corriendo. Pero tu disfruta de tus clases que seguro que son muy gratificantes.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Hola Rita, tu sobrina tiene toda la razón del mundo y es una gran reflexión, los errores de ortografía se debe mucho a la falta de lectura, y la mayoría de los jóvenes no leen o mejor dicho te contesta no le gusta leer, y eso es culpa de los padres que no se sientan un rato a leerlas o contarles un cuento cuando son chicos, desde que salieron las nuevas tecnologías lo ves que un niño de 2 años le dan un celular o una tablet, para que el padre este haciendo lo mismo y no lo moleste, yo no soy madre aún pero me parece algo muy perjudicial para el futuro de ese niño, no solo por la parte física, sino emocional y de pensar, ya los niños no tienen imaginación ni cuando juegan,y en cuanto a la gente adulta, tiene todos los medios para realizarse como profesional, pero no quieren. Conozco gente que tienen como mucho 40 años y no saben leer o escribir, cuando ya hay educación gratuita para todos los niveles para los mayores de edad, pero prefieren no ir. Y la gente adulta que escribe con errores de ortografía en las redes, si tenes duda de una palabra no necesitas ya levantarte a buscar un diccionario, con el mismo celular podes buscar la palabra, pero tampoco no lo hacen. La verdad que la educación es fundamental, y ahora tenes todos los medios para poder seguir educándote, cuando antes no podías. Pero esa facilidad parece que la gente se puso más vaga, porque hay muchos abuelos que en verdad ven la educación como prioridad y no pudieron en su época. No sé, que pasara en un futuro, ya estamos en medio de una pandemia y ya ves las repercusiones. Quien lo imaginaria que la ficción se volviera realidad.

    Un besote Rita desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día se dan todas las facilidades para que los jóvenes puedan estudiar, y si no lo hacen es porque no quieren ( en la mayoría de los casos). Se lo damos todo tan fácil que no tienen que hacer ningún esfuerzo para conseguirlo y no valoran nada. Se vuelven vagos, como tú dices. Es un problema muy grave que habría que erradicar desde que son muy pequeños, nares de ir a la escuela, pero tal como están las cosas, no sé como vamos a acabar.
      Muchas gracias por tu comentario tu opinión, Tiffany
      Un beso

      Eliminar
  21. Hola Rita, soy estelita del blog Mujeres bellas y sanas, tu nueva seguidora 142 que por primera vez esta abriendo tu baul.
    La entrada me parece muy acertada, coincido contigo. Nuestra sociedad, aqui en argentina, sufre una devaluacion , una crisis de valores. Se festeja la ignorancia, lo burdo y se discrimina a quienes bregamos por la cultura.
    Los adolescentes, no les interesa nada . Solo lo muy efimero como estar enredados por internet, jugando, chateando. Una modernidad muy liquida, muy frivola. Yo daba clases de sociologia hasta el año pasado y notaba que muy pocas cosas captaban la atencion.
    Que triste, porque la falta de valores, despues se ve reflejada en cada etapa de nuestra vida personal y tambien en la vida en sociedad.
    UN beso, me encanto tu entrada! Y te espero por mi blog!
    Buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al blog, Estelita!. Como veo por los comentario esa falta de valores de la que adolecen los jóvenes y niños no es solo exclusiva de aquí, sino que se da en todas partes, desgraciadamente. La solución la veo difícil y el futuro da miedo,pues estos jóvenes de ahora serán los que tomen las riendas del mundo el día de mañana. Veremos que pasa.
      Ya visité tu blog, el cual me parece muy interesante. Espero que aquí te encuentres bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Es una realidad que algo no va bien en la educación de nuestros hijos. Y hay un tema que que me trae de cabeza, el acceso a la tecnología, debería de ser algo bueno para facilitar el conocimiento, pero hace el efecto contario. Los videos de youtube que ve mi hija de 13 años y los juegos en los que participa con sus amigos online son penosos, son antivalores directamente, y ese despropósito es general. Yo he decidido limitarle ese acceso, y aunque no me gusta ser impositiva, no veo otra salida. De niña yo veía una tv que era más o menos educativa, y no tenia acceso a películas con violencia, insultos, burlas, ni nada por el estilo. Hay muchas cosas que están influenciando la actitud de nuestros hijos, el mundo ha cambiado tanto en tan poco tiempo que creo que nos ha pillado con el paso cambiado.
    Espero no haberme enrollado mucho, es un tema preocupante y del que se podrían decir tantas cosas... .

    Un abrazo y buen comienzo de semana Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me horroriza ver los juegos on line que tienen los niños de hoy. ¡Son tremendos! Violencia, agresiones...de todo. Es una lástima que ya no se hagan programas educativos como los de antes,programas de calidad en los que se aprendían cosas, tanto los niños como los adultos. Las cosas han cambiado mucho y no para mejor. Y los padres cada vez controlan menos a los hijos, y luego vienen las lamentaciones.
      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  23. Una muy interesante reflexión, el problema no es no saber, no hay nada de malo en desconocer cosas, el verdadero problema es no querer saber, eso si es un mal, siempre hay algo que aprender.
    La educación nos la da la familia y nuestro propio ser, lo que llevamos dentro, aunque dependerá de las condiciones en que se viva.
    Aquí en México el sistema educativo siempre ha estado mal a todos niveles y en los niveles superiores solo se enseña a crear gente arrogante, indiferente, etc.
    Muy grato leer tu entrada con esta reflexión de lo mas interesante.
    Al final la bondad nace en quien la crea.
    Un abrazo Rita, se muy feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos aspectos educativos que están pidiendo un cambio a gritos. Hemos pasado de la disciplina férrea donde no se podía mover uno, a la laxitud completa, wn donde no hay caso reglas y cada uno hace lo que quiere. Es una pena.
      Un abrazo, Jorge

      Eliminar
  24. Tiene razón, en estos tiempos ya no hay valores, la juventud anda perdida en cosas sin valor. Un gusto leerte amiga, saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tendriámos que reflexionar sobre ello y poner remedio. Así no vamos bien.
      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  25. Pues tiene razón, parece que hay quien hace ostentación de la incultura propia. Se tener a mucha honra, el dudoso título de no haber leído más libros que los del colegio.

    Una pena, por supuesto. Los políticos no ayudan, eso tampoco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos no ayudan ,no. No hacen más que poner parches al sistema educativo y hacer cosas que no tienen ni pies ni cabeza. Eso daría para hablar mucho también.
      Gracias por dejar tu opinión.
      Un abrazo, Albada

      Eliminar
  26. Con tu reflexión, se podría escribir un libro contestándola en cosas estando de acuerdo y en otras no tanto. Lo que si quiero decir es que estos niños de ayer y de hoy seguirán haciendo progresar a la humanidad, nosotros ya la hemos destrozado bastante, lo que es menester es que no se equivoquen tanto como nosotros, basta recordar lo peor que los seres humanos hemos realizado en el siglo XX, dos guerras mundiales, una bomba atómica y múltiples pequeñas guerras por no hablar de la esclavitud de finales del siglo XIX y principios del XX, y eso no lo han hecho los niños de hoy, eso lo han/hemos hecho nosotros, en fín, lo dicho, para escribir un libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas mal se han hecho, se hacen y se seguirán haciendo, pero si a nuestros niños les damos unos principios y unos valores de verdad para que los respeten y los sigan, puede que algún mal si se pueda evitar.
      Gracias por dar tu opinión.
      Un abrazo

      Eliminar
  27. Suscribo todo lo dicho en esta estupenda entrada, que versa sobre un tema muy complejo y a la vez muy trascendente. Hace tiempo que dije que la enseñanza de antes (la de nuestra niñez) había sido mucho más productiva, aunque los métodos, con castigos y a veces humillaciones, no eran los adecuados, ni la memorización sin comprensión. Aun así, compruebo como el nivel cultural de nuestros jóvenes deja mucho que desear. No soy pedagogo ni nada que se le parezca, pero creo que se ha intentado "democratizar" el sistema educativo y está siendo un fracaso. Cómo puede ser que un joven que ha cursado la EGB y, por lo tanto, ha estudiado lengua y literatura, diga en público "po zÍ" en lugar de "pues sí" o "pue a mí me guztan las cocretas", por poner unos ejemplos un tanto callejeros, o que apenas sepa nada de Geografía e Historia. Algunas voces dicen que esto no importa, que para eso está internet, del mismo modo que con la calculadora en la mano y no hace falta esforzarse en hacer un cálculo mental. Tiempo al tiempo.
    Y qué decir de la mala educación. En la escuela yo tenía una asignatura que se llamaba "aseo y urbanidad", en la que nos enseñaban a comportarnos en la calle y ante la gente mayor. Y cuando el profesor te daba un cachetazo en clase (mal hecho, sin duda), cuando se lo contabas a tu padre, este te daba otro diciendo "algo habrás hecho". Mala conducta por pare de ambos, pero es que ahora, como bien apuntas, hemos pasado al otro extremo (como en tantas otras cosas) y hay docentes que han sufrido acoso y han tenido que tomarse la baja por ansiedad o depresión. Una verdadera pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario daría para una nueva entrada y estoy de acuerdo en todo lo que dices. La educación de antes también tenía sus errores, era demasiado rígida, pero es que ahora hemos pasado al lado contrario, y ya no hay disciplina, ni respeto, ni ganas de estudiar ni de hacer nada. Es este un problema que habría que atajar desde sus raíces, que están en la familia y después continuar por el sistema educativo, que tal como está planteado hoy, no favorece nada el llegar a una solución. ¿lo más fácil? ¡Pasar de curso! Así no hay fracaso escolar y todos tan contentos.Los padres, los hijos y los políticos que pasarán que lo lo han hecho muy bien.
      Un abrazo, Josep

      Eliminar
  28. No sé si te ha llegado la parrafada que te he puesto porque blogger da un error, pero que sepas que el Imperio Romano caerá de nuevo, es la única forma de levantarse. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ha llegado tu parrafada y bien me hubiera gustado leerla, espero que al final sea como dices y que el Imperio se levante.
      Un abrazo, Blanca

      Eliminar
  29. Tanto tú sobrina como tú no lo habéis podidos plasmar más claro Rita. Gracias por tan excelente post.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias tí por dejar tu opinión, Conchi.
      Un abrazo

      Eliminar
  30. Firmo rotundamente debajo de todas y cada una de tus palabras. Antes veías con frecuencia a personas que no habían podido ir mucho a la escuela, coger el periódico para ponerse el día e instruirse. Para empezar el bachiller nos exigían un dictado que no lo pasarían ahora muchos de los que van a empezar una carrera. Luego estaban las exigentes reválidas, que si las pasabas las pababas y si no a repetir curso. Y la entrada a la universidad (yo soy del último preu) costaba Dios y ayuda sacarla, no como ahora. Cuando un hijo le decía a su padre que el profesor le había castigado le preguntaba qué había hecho, no como ahora que va al colegio a pedir explicaciones. Vamos de mal en peor.
    Toda la razón del mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nuestra generación nos dieron mucha caña en los colegios e institutos, pero al final se ha visto el resultado. Salimos bien preparados, mientras que hoy llegan a la Universidad sin saber cosas elementales, como redactar una carta o expresarse con corrección. Y el sistema educativo tampoco está ayudando mucho, todo se pasa y se permite.Mal camino llevamos.
      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  31. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expones, Rita. Pero esto no es un problema de ahora, es desde hace más o menos 20 años. La flexibilidad de los padres permitiendo ciertos caprichos a sus hijos y pensando que en el colegio se les va a educar, cuando la educación es desde cuna en casa. Qué valores van a tener? Hablo de ello con mucha propiedad porque entreno a muchos estudiantes a rentabilizar sus estudios por no tener una metodología adecuada y por no saber ni siquiera dormir lo necesario como frecuencia del sueño.
    Entre el sistema actual público que hay mucho profesorado que no sabe impartir las clases porque el propio sistema se las trae, por aquello que han aprobado unas oposiciones y punto y también ellos explican sólo para si mismos, debido en gran parte porque no se les pide cantidad de aprobados en un aula. Eso no pasa en los concertados o privados. El mero hecho de que no se tengan valores en la actualidad es responsabilidad de la mayoría de las personas que acomodadas tampoco aportan nada a la misma. Se ha pasado del sacrificio que siempre hacían los padres por sus hijos a lo contrario. Nunca hay término medio. He visto como padres han pegado a profesoras por el mero hecho de que su niña o niño le había cogido tirria a dicha profesora. Cuando lo más sencillo sería escuchar la versión del niño, tratar de estar con la profesora y luego hablar con el director para cotejar los datos ya bordar una solución real. Pues no, ahora se imparte leña desde cualquier ángulo.
    Con respeto a los pequeños no se les puede dejar un móvil con 5 años. Haber si aprendemos de una vez que no tenemos que ser esclavos de la tecnología. Lo digo porque yo los prohibiría hasta que tuvieran los 14 o 16 años y punto. Una cosa es que sepan que los padres tenemos un principio de autoridad y otra que nos vapuleen sin ser dictadores o que seamos participes de esa mala educación. Ni una cosa ni otra.
    Por eso da pena ver a chicos en edad escolar de que no siguen o que son unos verdaderos cafres. De esto podía hablar 5 siglos, pero tampoco quiero rellenar tu morada.
    Busquemos soluciones entre todos. Tenemos la sartén siempre por el mango pero la cedemos a quienes nos dirigen a nivel político y que los chavales dejen de presumir menos de suspensos y aprueben que es lo que tienen que hacer mientras están en edad escolar.

    Un abrazo muy cordial y feliz comienzo de semana, Rita !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Joaquín. Entre los profesores puede haber algunos que no dan un palo al agua, pero otros si que lo hacen y trabajan de lo lindo para sacar el curso adelante, muchas veces trabajando contracorriente y viéndoselas con padres, hijos y administración.El sistema educativo necesita un buen repaso, pero la familia es la que tiene que educar principalmente. He visto niños con diez años que ya llevan su móvil al colegio, y otros que se pasan la tarde en el ordenador o con la tablet y los padres no tienen ni idea de lo hace ni de donde se mete. Así están las cosas.
      En fin, el tema da para mucho.
      Un abrazo y muchas gracias por tu aportación

      Eliminar
  32. En casa se educa y en la escuela se enseña, si es que da pena hasta verlos jugar, ya no juegan a veces ni siquiera los padres les dejan jugar para que no se manchen, se caigan, etc.

    Malos tiempos para la lírica.

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso yo. Ya no tienen imaginación ni para jugar.
      Un abrazo, Irma

      Eliminar
  33. Es un problema muy grave este que muestras a través de las palabras de tu sobrina, Rita. Yo doy clase en la universidad y aunque a esos niveles el respeto y la educación es algo mejor (según se compare con algunos institutos, es muuucho mejor), la tendencia al mínimo esfuerzo es la misma.
    Nuestros jóvenes no están preparados para afrontar adversidades, ahora mismo lo estamos viendo, hay una pandemia, hay un riesgo elevado para según qué población, y ellos (no todos, pero bastantes) no quieren renunciar a su ocio, a su fiesta, a su manera de vivir. No saben qué es el sacrificio, y por sacrificio me refiero a renunciar a cosas que no son necesarias, ni siquiera importantes.
    Es una lástima lo que está pasando y yo, como madre (aunque no veo esas cosas en mi hija), me preguntó qué hemos hecho mal.
    Un besote.
    P.D. Lo de las faltas de ortografía me subleva, de hecho, resto puntos a los alumnos que me ponen faltas en el examen y no lo entienden porque dicen que no se están examinando de Lengua. Manda huev...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los jóvenes de hoy viven una vida cómoda, porque se lo hemos dado todo hecho, no se han tenido que esforzar para nada, y por eso están ahora como están. Indudablemente algo hemos hecho mal.
      Un abrazo, Kirke

      Eliminar
  34. Hola Rita, me ha gustado mucho esta entrada que nos invita a reflexionar profundamente en un tema que es tan trascendental. Para mi la educación en valores no es deber de la escuela sino de la casa. Es deber de los padres y/o adultos responsables enseñar a los niños desde pequeños todo aquello que necesitan aprender para el día de mañana puedan convertirse en personas empáticas y de principios. Al mismo tiempo los niños necesitan recibir educación emocional, porque sólo así serán personas íntegras que puedan desenvolverse adecuada y sanamente en sociedad. Muy interesante te lo reitero. Un gusto visitarte amiga, besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación se debe dar en la familia y en la escuela se completa, se consolida y se refuerza, pero debe nacer en la familia, y hoy en día los padres no educan. Lo dejan en manos de la escuela y así nos luce el pelo.
      Muchas gracias por tu aportación, Lady Blue

      Eliminar
  35. Totalmente de acuerdo con cada párrafo de ambas reflexiones.De ambos lados del mundo estamos vivenciando la misma decadencia. Da mucha impotencia!!
    Un gran abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da mucha pena que esto sea algo generalizado. Algo estamos haciendo mal y deberíamos reflexionar sobre ello.
      Un beso grande, Sandra

      Eliminar
  36. Cuanta razon tienes querida amiga con lo facil que es ahora aprender y que poco interes tienen los crios en hacerlo solo con vidio juegos y demas como dice la compañera ahora los miños no saben nisiquiera jugar Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto , María, tristemente cierto.Vamos por mal camino.
      Un abrazo

      Eliminar
  37. Muy de acuerdo con todo lo que dices. Besos.

    ResponderEliminar
  38. Esto me produce impotencia querida Rita, poco a poco hemos ido cayendo en decadencia casi sin darnos cuenta, y quienes se daban cuenta de ello no pusieron freno a esta pandemia que nos ahoga.
    Se han perdido muchos valores, y lo que se valora ahora, si amiga, lo has dicho muy bien, " el alfabetismo" ya nada es igual, ni la poesía, ni la música, ni los juegos, ni la calle...horrible hacia donde vamos, que futuro les espera a nuestros hijos y nietos.
    Totalmente de acuerdo amiga.
    Un abrazo grande y feliz tarde de jueves.

    ResponderEliminar
  39. Hola Rita: duele leerte y darme cuenta que estás en lo cierto y lo más triste, es que yo te leo desde Argentina y los patrones de conducta de padres y alumnos son iguales.

    Totalmente de acuerdo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  40. Hola querida Rita,cuanta razón hay en tus palabras todo a cambiado para mal lamentablemente, y al parecer no hay vuelta atrás. Un abrazo grande un placer volver a leerte amiga.

    ResponderEliminar
  41. Según leía la introducción imaginaba lo que he leído más adelante sobre el imperio romano. Coincido plenamente con la reflexión de tu sobrina y la tuya propia, sobre la falta de esfuerzo por parte de las generaciones que nos preceden. la ley del mínimo esfuerzo y la teoría del encontrarlo todo hecho. Esa teoría absurda de "tengo derechos pero ninguna obligación". Ni respeto, ni educación. ni método ni reflexión.
    Mi madre tenía que ir a la escuela en pleno invierno andando 12kms diarios sin ropa de abrigo y con una lata, con brasas para calentarse las manos. yo me siento muy orgulloso del esfuerzo y sacrificio de unos padres que me dieron educación y me mostraron que el camino acertado, pero menos reconocido era el de la honestidad. Yo sigo andando mientras otros que tenían más medios, se fueron quedando por el camino.
    Lástima me dan los que no leen, los que no saben escribir y los que no quieren aprender...mala pinta les va a correr. Aunque viendo la calidad de los que dirigen a la manada creo que acabaremos todos despeñados.
    Un abrazo y perdona esta perorata.

    ResponderEliminar
  42. La verdad sea dicha. Muy acertada, Rita.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Es verdaderamente penosa la situación actual en muchos órdenes de la vida. Una sociedad sin cultura, sin educación y sin valores, está destinada el fracaso más absoluto. Y es más triste que indignante que se aplaudan los "logros" de un aborregamiento generalizado. Cuando más medios existen para acercarse al conocimiento, es cuando más lo estamos perdiendo.

    Gran reflexión la de tu sobrina y la tuya. Feliz finde Rita

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Excelente reflexión, y es más, con el galardón de la Sensatez, hoy en franca decadencia. Creo que salvo una intervención Divina vamos directo al destino del imperio Romano y eso, sin haber alcanzado sus luces.

    ResponderEliminar